Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 noviembre 2010

El mes pasado tuve la oportunidad de cumplir un deseo que tenía hace rato: el de estar en la celebración de la Fiesta Nacional de la Cerveza que se realiza en Villa General Belgrano, Córdoba, fiesta que tiene su paralelo en el tradicional Oktoberfest alemán. Si bien me advirtieron sobre desmanes que ocurrieron en años anteriores, averiguando un poco supe de que se tomarían los recaudos necesarios para evitar que se repitieran.

La fiesta arrancó el Viernes 1ro de Octubre con un día frío y muy tranquilo, con poca concurrencia, pero el clima acompañó durante el resto del fin de semana para brindarle a los asistentes un ambiente alegre. El sábado pudo verse el espíritu de la fiesta en todo su vigor, con familias y grupos de amigos comiendo y bebiendo grandes chopps de cerveza. Entre los numerosos kioscos comerciales que poblaban el Parque Cervecero podían encontrarse numerosas opciones para comprar comidas, muchas típicas de la cocina de Baviera (como el Knackwurst, las salchichas con chucrut, los fiambres, panificados y dulces) pero también más criollas (asados, bondiolas, chivitos cordobeses, choripanes, etc)

Mientras tanto en el escenario se sucedían los espectáculos folclóricos alemanes y de otras partes del mundo, representados por los integrantes de las diferentes colectividades de nuestro país (principalmente alemanes, pero también irlandeses, polacos, ucranianos, croatas, suizos,  españoles, italianos, árabes, en fin!). Y, obviamente, la fiesta no empezaba realmente hasta que se producía el tradicional “espiche” del barril donde la cerveza era repartida a todo el público.

Y ya que mencionamos a la cerveza, vamos a lo importante de esta nota.

Las cervecerías (varias del pueblo, otras de diferentes puntos del país) ocupaban más de la mitad de los locales del predio, ofreciendo una gran variedad de cervezas tanto industriales como artesanales. Si bien el volumen de público en el primer fin de semana de la fiesta no era muy grande, era interesante observar que la mayoría de los concurrentes se volcaba a probar las cervezas artesanales antes que las industriales, algo que como cervecero me resultó muy motivador.

Entre los stands artesanales podían verse los de algunas marcas conocidas como Antares, Duff Argentina y Araucana, entre marcas locales como Interlaken, Brunnen, Pehuen y la legendaria Viejo Munich, la primer cervecería artesanal de la Villa. De todas las cervezas que probé (y no fueron pocas, jeje) destaco especialmente la Irish Red de la cervecería Boj (de la que me traje una botella), la cerveza con miel de Brunnen, la Pilsener fuerte de Araucana y la Roja de Cassaro, aunque creo importante comentar que la calidad en general de las cervezas era muy buena y todas se merecen por lo menos una palabra a favor.

Entre tantas cosas que uno podía hacer en la Villa, una actividad muy interesante para los que estamos apasionados por la cervecería eran las visitas guiadas a las plantas cerveceras de varias de las firmas locales que estaban presentes y abrían sus puertas al público, donde podía verse y aprenderse el proceso de cocción y fermentado de una cerveza artesanal. Pude visitar la planta de Mak Bier, dotados de un muy buen equipamiento.

En síntesis me pareció una fiesta muy linda, con muchas actividades y espectáculos interesantes, donde si bien concurrí durante el período de menor actividad (la cantidad de gente se multiplica en el siguiente fin de semana, donde por ser fin de semana largo aumenta la cantidad de asistentes) se podía ver gente con la familia y con los amigos pasando un buen rato de manera tranquila, y obviamente disfrutando de una muy buena cerveza en un lugar hermoso como es la Villa General Belgrano.

Prosit!

Anuncios

Read Full Post »

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de probar por primera vez esta cerveza danesa reconocida en todo el mundo. La marca Carlsberg es sin duda un ícono de la cervecería del norte de Europa y de las grandes pilseners, dando origen no solamente a la cerveza de la que hablamos hoy sino tambien a una amplia gama de estilos, amén de ser dueña de una gran cantidad de cervecerías a lo largo del Viejo continente.

La cerveza ofrece un sabor refrescante y ligero, con un sabor y aroma a lúpulo similar al de la Heineken aunque con mayor cuerpo y sin un gran contenido alcohólico. Como a toda pilsener se recomienda para los días calurosos al ser fácilmente bebible.

Un dato: la corona presente en el sello de la marca indica la Autorización Real que los reyes de Dinamarca otorgan a esta cerveza, siendo uno de los proveedores oficiales de bebidas para la casa real. Sin dudas un fuerte respaldo a una cerveza que se destaca por su calidad.

Otro dato curioso: Anteriormente el logo de la marca contenía una esvástica, pero su uso fue finalizado en la década de 1930 debido a la actividad del partido nazi en la vecina Alemania.

Skål!

Read Full Post »